Seleccionar página

El joven taiwanés se coronó como campeón de Wimbledon en la categoría júnior tras derrotar a Jack Draper por 6-1, 6-7, 6-4

Este año también ganó Roland Garros y disputó la final del Abierto de Australia

En el mundo del tenis profesional, la envergadura física y la potencia son elementos claves para convertirse en uno de los mejores. Sin embargo, no es una regla absoluta. Se necesita carácter, sapiencia táctica y, sobre todo, una técnica privilegiada. Características que Chun Hsin Tseng posee de sobra. Con tan sólo 16 años y 1,75 metros de altura, este joven taiwanés se ha convertido en la principal estrella del circuito júnior en este 2018, logrando grandes resultados en los torneos de Grand Slam. El último de ellos, el campeonato de Wimbledon. Tseng se plantó como principal favorito al título y no defraudó. No cedió ningún set en el torneo antes de la final que disputó ante el británico Jack Draper, a quien venció por 6-1, 6-7, 6-4

Wimbledon

@Wimbledon

🏆 @rolandgarros Junior champion
🏆 Junior champion

The ‘Channel Slam’ belongs to Chun Hsin Tseng

“Fue realmente un gran logro”, confesó Tseng, quien planea dejar el equipo juvenil después de los Juegos Olímpicos de la Juventud y el Abierto de Estados Unidos y jugar a tiempo completo en la gira profesional. “Tengo que agradecer a tantas personas que me ayudan a lograr este objetivo”, agregó la joven promesa asiática, quien cumplirá 17 el próximo 8 de agosto, mismo día del cumpleaños de uno de los mejores de la historia: Roger Federer.

Temporada brillante

La temporada del de Taipei está siendo brillante. Debutó en la eliminatoria de Copa Davis que disputó su país contra Líbano y venció a Michael Saede por 6-0, 6-0. Auspiciado por este triunfo, Tseng decidió dar el salto al circuito ITF profesional y en su primer torneo, logró alzarse como campeón en Vietnam. Apenas unos meses después, volvía a cosechar un título en el ITF Povoa de Varzim. Pero su nombre ha comenzado a resonar con fuerza tras la hazaña que supone haber alcanzado la final de los tres Grand Slam disputados hasta la fecha, ganando Roland Garros y Wimbledon de forma consecutiva en el mismo año, un hito que no lograba nadie desde Gael Monfils en 2004.

Tseng alcanzó la final del Abierto de Australia en categoría junior aunque en el partido por el título no pudo superar al estadounidense Sebastian Korda, hijo de Petr Korda, ante el que cayó por 7-6 (6) y 6-4.

En Roland Garros, Tseng se plantó como cuarto cabeza de serie y, después de derrotar a Korda en semifinales, se llevó el título de campeón júnior después de superar al argentino Sebastián Báez, primer favorito al título, por 7-6 (5) y 6-2.

El ídolo japonés

Chun-Hsin Tseng va muy en serio. Así lo atestiguan sus resultados pero también la manera en que los logra: repleto de garra, con un tenis polivalente y muy táctico. Influencia que viene de Kei Nishikori, su modelo a seguir. “Mi ídolo favorito es Nishikori porque creo que es el mejor. Sus resultados han inspirado a los jugadores asiáticos, que tenemos mucha más confianza y motivación para poder llegar a ser como él. Yo tengo un estilo similar al suyo y procuro aprender constantemente de él”, confiesa el joven tenista.

“Mi familia siempre ha sido un gran apoyo para que me dedique al tenis y mi padre me ha entrenado desde que soy un niño. Sé que puedo lograr grandes cosas”, afirma Tseng. En camino está, al menos por ahora. Sus títulos de Roland Garros y Wimbledon lo confirman.